Nuestros servicios


Sistemas de seguridad

El incremento en los asaltos a viviendas que se ha producido durante los últimos años en España ha sido uno de los motivos del auge que han experimentado los sistemas de videovigilancia en nuestro país.
A pesar del leve descenso experimentado respecto al ejercicio anterior –casi un 9%-, el incremento en las instalaciones de este modelo de seguridad pasiva crece a un ritmo que podría oscilar en torno al 60% anual, aunque el mercado español todavía se encuentra muy retrasado respecto a otros países de Europa, sobre todo Reino Unido, uno de los mercados donde los sistemas de videovigilancia se encuentran plenamente implantados. De hecho, de las seis millones de cámaras de vídeo repartidas por toda Europa, cuatro millones y medio se encuentran en las Islas Británicas.
No obstante, el incremento en las instalaciones de este tipo de servicios ha generado algunas dudas sobre el modelo a utilizar y sobre el uso que se va a hacer de ellos. Así, dos son los principales debates que han surgido en España: la elección entre mantener los tradicionales sistemas analógicos, o bien apostar definitivamente por las nuevas tecnologías basadas en los protocolos de Internet (IP, en sus siglas en inglés), y cómo garantizar la privacidad de los ciudadanos.
Por otra parte, la instalación de una central de alarma es una garantía de seguridad para cualquier hogar ya que, además de su uso primordial como protector de la vivienda ante eventuales intrusiones, los sistemas actuales se ocupan de advertir al usuario por vía telefónica y de solventar un amplio abanico de emergencias e incidencias, como incendios o escapes de agua y gas, permitiendo disfrutar de una seguridad totalmente personalizada. Por ello, a la hora de decantarse por un sistema de alarma, deben tenerse en cuenta las necesidades del hogar en que va a ser instalado.  


   

Destacado